Skip links

Enamórate para dejar de sufrir

Hoy el calendario marca un día especial para el amor. Miles de corazones rojos flotando por doquier que anuncian love is in the air y hasta los vecinos saludan con mejor ánimo. Sin embargo, hay para quien parece que ni el calendario da una tregua porque el sufrimiento emocional es agotador. Cualquier persona que lo haya padecido podrá confirmar el cansancio que le produce esa sensación de malestar, fruto de pensamientos que acuden una y otra vez haciendo revivir el dolor por la pérdida, el miedo al futuro, un cambio no deseado, una separación o problemas de salud.Vivir en ese estado emocional desgasta la energía e impide que veamos nuevas formas de salir de la encrucijada, por eso, tal vez precisamente hoy sea un buen día en el que empezar a enamorarte para dejar de sufrir.

Si tras leer el párrafo anterior automáticamente opinas que eso de enamorarte no funcionará contigo, estás en lo cierto. Y te aseguro que harás todo lo que esté en tus manos para tener razón; porque así son las mentalidades rígidas con sus creencias limitantes. No, tampoco se trata de que te lo creas sin más, te sugiero ponerlo a prueba. Y de la misma forma, poner a prueba esas convicciones que te llevan a padecer un sentimiento desagradable que parece no despegarse de tu piel.

Antes de continuar, déjame que te pregunte algo, ¿a quién le cediste las riendas de tu atención? ¿La estás poniendo en todo lo que no va como te gustaría y que apoya tu creencia? ¿Qué pasa entonces con aquello que sí tienes o puedes disfrutar y que la contradice? Piensa, pero en esta ocasión no para entrar en bucle, sino para cuestionar lo que aún no te has atrevido y para aprender a ser tú quién lleve el mando de tu atención; sin prisa, con compasión.

Seguro que en alguna ocasión, cuando has expresado a alguien tu malestar ante la llegada de estos intrusos que te oscurecen el día te habrá sugerido que pienses en otra cosa. Claro, si fuese así de fácil… Y podría llegar a serlo, pero con entrenamiento.

Primero necesitarás saber dónde pones tu atención, hacia dónde enfocas, porque allí donde lo hagas se hará más grande, como un efecto zoom. En segundo lugar, necesitarás aprender a llevar la atención hacia dónde tú y sólo tú quieres que vaya, como si de un caballo salvaje se tratara; susurrarle con firmeza y amabilidad será la clave de una nueva relación contigo mismo/a.

Y por último, enamórate para dejar de sufrir. No estoy hablado de que busques a otra persona sino de que te enamores de ti. De quien eres ahora y de quien serás cuando esta situación pase. Enamórate de un proyecto, de un objetivo, de tu carrera, de algo en lo que puedas contribuir y que se enfoque en los demás, ahí podrás llevar a tu mente a descansar y recargarse “pensando en otra cosa” porque su fuerza te atraerá como un imán.

 

Leave a comment