Skip links

El cambio empieza en ti

Inesperado. Incómodo. Inseguro. Imprevisible. Impopular. Ineludible. A veces indeseado; pero siempre, constante, retador, regenerador y necesario.
Así es el cambio en nuestra vida, y es más, la propia vida es cambio. Porque cuando ya no hay cambio… tampoco hay vida. ¿No crees?
Es cierto que no todos los cambios tienen la misma relevancia, ni el mismo peso, ni las mismas consecuencias. Sin embargo, les tememos tanto que incluso pequeñas modificaciones podemos interpretarlas como molestos trastornos. Seamos sinceros/as, a quién no le ha inquietado un corte de pelo demasiado atrevido; o que nos desvíen de nuestro camino habitual para ir a trabajar; que renueven el programa informático o método de trabajo con el que nos movíamos como “pez en el agua”; o que publiquen una nueva normativa que nos atañe. Si no me crees…prueba a cruzar los brazos. ¿Hecho? Ahora intenta dejar por debajo el brazo que cruzaste por arriba. Resultado: o no te sale o te sientes raro/a. No te preocupes, si continúas intentándolo lo lograrás sin problema. Todos los ejemplos mencionados hasta ahora, son meramente anecdóticos. Lo sé. Pero son útiles para entrar en situación: ¿puedes imaginar la magnitud con la que vivimos los cambios que afectan a la salud, situación laboral, lugar de residencia, relaciones personales…?
Pensar que ninguno de esos cambios es buscado, sino que nos son impuestos desde fuera y simplemente los padecemos, podría explicar en un primer término nuestro malestar. La lógica nos diría, en este caso, que cuando el giro sea deseado, todo será un camino de rosas. Desafortunadamente, la experiencianos demuestra que el deseo del cambio es necesario aunque no suficiente para que éste suceda. ¿Cuántas veces hemos querido hacer algo nuevo y no nos hemos atrevido? ¿Y cuándo la situación era dolorosa y la hemos mantenido por tiempo indefinido sin hacer nada al respecto? ¿Y qué me dices de aquellos momentos en los que, a pesar de tenerlo todo a favor, nos resistimos como “gato panza arriba” a avanzar un paso más? Parece un sinsentido, ¿verdad?
En mi opinión, la clave para empezar el cambio desde cada uno/a de nosotros/as mismos/as es la emoción, la actitud y la responsabilidad con la que afrontemos las novedades, las crisis y, en definitiva, las transformaciones, que son el nivel más profundo y duradero de evolución.
Es muy posible que nos acompañe el miedo —pero no temas— no es más que una señal para mantenernos en alerta y atentos/as a lo que ocurre para aprender rápido. Si además mantenemos una actitud positiva, nos estaremos enfocando en la solución en lugar de fijarnos sólo en el problema. Y completaremos el círculo si conquistamos el timón haciendo uso de nuestra libertad de elección para tomar una acción.

 

Recuerda: Si tú cambias, todo cambia. ¿Lo has probado?

Deja un comentario

  1. Todos en algún momento de la vida tenemos cambios, unos inesperados y otros buscados. Yo evidentemente prefiero los segundos por la ilusión y las ganas que pones en ellos para que se hagan realidad. En cualquier caso, de todos se aprende y te hacen más fuerte.
    Tener una actitud positiva te ayudará a llevarlos mejor. Gracias Ana.